Firefox OS: una mirada a su presente y sus promesas

Hace unos días me llegó un Alcatel One Touch Fire, el más reciente teléfono con el sistema operativo Firefox OS. Es el segundo Firefox OS que tengo en mis manos después de su antecesor, que se empezó a distribuir en Colombia y en unos pocos países más en agosto del año pasado.

En apariencia, ambos teléfonos son muy similares, aunque el nuevo es más liviano, más veloz y ofrece una experiencia táctil superior.

Sus características: Firefox OS 1.3, procesador de 1,3 GHz, cámara de 3,2 megapíxeles, batería de solo 1.400 miliamperios hora –menos que las baterías de los smartphones más poderosos, pero suficiente para dar todo un día de autonomía–. El teléfono es 3G.

Para quien ha tenido en sus manos un iPhone o un Android de gama alta, este económico Fire tal vez no tenga nada nuevo, pero sí para las personas a las que quiere llegar, que son las que no podrían darse el lujo de invertir mucho dinero en un teléfono.

En otras palabras, el Fire es una de las mejores alternativas para que muchas personas pasen del teléfono ultrabásico a un teléfono inteligente.

Sin embargo, no quiero hablar del teléfono, sino de Firefox OS, esta nueva plataforma móvil, creada en 2011 por la Fundación Mozilla en alianza con Telefónica.

La idea con Firefox OS era desarrollar un sistema móvil completamente abierto y que brindara flexibilidad y nuevas opciones a desarrolladores, fabricantes y, por supuesto, usuarios. La idea no era competir con el iPhone o con los dispositivos Android más avanzados (al menos por ahora), sino ofrecer una opción en los mercados emergentes.

Y ahí encuentro lo más valioso de Firefox OS.  Hace unos años Vint Cerf, el padre de Internet, dijo que los próximos 1.000 millones de usuarios de Internet llegarían por medio de los teléfonos móviles. Eso se empieza a cumplir, pero hoy solo 2.500 de los 7.200 millones de personas, 35%, tenemos acceso a Internet.

La explosión de teléfonos inteligentes solo suma, pero aún no multiplica la adopción de Internet, y esto puede ser en gran medida por los costos de los smartphones, por lo que Firefox OS podría llenar ese gran mercado que ni los Androids baratos ni mucho menos el iPhone han llenado.

Aunque en esta nueva generación de teléfonos con Firefox OS ya hay algunos de gama media, los precios son imbatibles frente a los demás smartphones. Este Touch Fire, por ejemplo, en Colombia vale desde $10.000 en prepago y $100.000 en pospago, con el operador exclusivo que es Movistar.

Pero Firefox OS tiene otras características muy interesantes:

HTML5:

  • Al ser un sistema operativo basado en un navegador web, Firefox, todas las aplicaciones están basadas en HTML5. Esto es muy importante: al soportar HTML5 y otros estándares abiertos, este sistema no ofrece las restricciones y las normas de iOS, Android o Windows Phone, que imponen sus condiciones tanto a los usuarios como a desarrolladores y fabricantes.
  • ¿Qué significa que las ‘apps’ se construyan con HTML5? Para los desarrolladores, que no tienen que crear aplicaciones para Firefox OS, sino para la Web, de manera más sencilla y ágil. Además, las aplicaciones web ya existentes, e incluso sitios web, funcionan desde el navegador Firefox o pueden ser fácilmente portados al sistema.
  • Para los usuarios, algo interesante es que pueden encontrar aplicaciones en el Marketplace de Firefox OS, pero con el navegador pueden descargar e instalar ‘apps’ desde cualquier sitio web.
  • Algo interesante es que esto no solo beneficia a los usuarios de los teléfonos con Firefox OS, sino también a los de Android, pues allí las ‘apps’ también se pueden instalar desde la tienda de ‘apps’ de Mozilla con el navegador Firefox. Son ‘pequeñas ventajas’ de una plataforma más abierta.

Aún se mantiene el debate de si son mejores las aplicaciones nativas de los sistemas operativos móviles o las ‘apps’ HTML5. Por mi parte, creo que cada opción es válida y que ambos modelos seguirán coexistiendo.

Interfaz:

  • Firefox OS resulta muy intuitivo y fácil de usar. Muchos de los elementos de su interfaz son o parecen ser inspirados en Android: pantalla de bloqueo, la pantalla de inicio y la barra de notificaciones, aunque tiene sus características propias: Eso sí, no soporta widgets, al estilo de Android.
  • Algo que en estos pocos días no logré comprender es uno de sus lemas, el de que permite teléfonos adaptables, que se adaptan a las situaciones. Tendré que probarlo más para ver si es capaz de anticiparse a las búsquedas o a las aplicaciones que uno va a necesitar en el momento, que es una tendencia que está creciendo en otras plataformas móviles, o si se trata simplemente parte de su estrategia de marketing.

Aplicaciones:

  • Aunque ya hay una aceptable base instalada de ‘apps’, incluidas las de redes sociales y algunas de las más populares para todas las plataformas, y funcionan muchas aplicaciones web, este es un punto en el que todavía se nota la juventud del sistema operativo. Mientras iOS y Android ya superan el millón de ‘apps’ cada una, calculo que para Firefox OS aún no alcanza las 400.000 que hay para Windows Phone. Y aún hay grandes ausentes en el Marketplace, como WhatsApp, aunque ya están disponibles opciones tan buenas o mejores como Telegram.
  • En fin, Firefox OS es una plataforma aún muy joven, que no compite en la gama alta pero que podría democratizar el acceso a Internet móvil, y que si mantiene su ritmo de evolución podría darnos algunas buenas noticias en el futuro, incluso no solo en teléfonos o tablets, sino en televisores y otros dispositivos (en la tendencia de Internet de las Cosas).

Después de esta rápida mirada a Firefox OS, si quieren probarlo sin comprar uno aún, pueden hacerlo en su computador, con el navegador Firefox y la extensión Firefox OS Simulator. Si lo hacen, ¿me comparten sus experiencias?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario