, ,

Transformación digital: un desafío también para las personas

En 2016, uno de los conceptos que se han vuelto tendencia es la transformación digital.

Expertos –y falsos expertos– en marketing digital, consultoría empresarial, modelos de negocio, modelos operativos y hasta ‘community management’ han encontrado un gran mercado potencial porque las organizaciones, no importa su sector o su tamaño, necesitan transformarse digitalmente para poder competir y enfrentar este mundo tan cambiante.

Aunque yo también he ‘caído’ en la tendencia, con algunas consultorías de transformación digital para medios de comunicación, en Colombia 4.0, el evento de contenidos digitales más importante de Colombia, compartí con los asistentes una conferencia enfocada en otra cosa: la transformación digital personal. 

¿Cómo salió? Que lo digan los asistentes: en el siguiente formulario les pido su calificación y sus críticas y sugerencias, y posteriormente les enviaré el PDF con la presentación.

 

Powered byTypeform
,

¿Qué tanto donamos los colombianos? [Sondeo]

Estas son algunas de las preguntas de las que me gustaría obtener respuestas –o al menos, pistas– para una investigación (y un proyecto en camino).
¿Me ayudan? Este sondeo en línea solo tiene 11 preguntas, y no toma más de 3 minutos responderlo.
Si les interesa el tema, al final pueden dejarme sus datos y les enviaré más información.
¡Gracias!
,

Paulo Bonucci, VP de Latinoamérica de Red Hat, habla de la magia de su empresa y del ‘open source’

Durante Red Hat Summit Boston 2015, evento anual de la compañía que lidera el mundo del ‘open source’, hablé con su vicepresidente para Latinoamérica sobre el software de código abierto, los mitos alrededor de Red Hat –como que es una ‘empresa de Linux’– y el valor que agregan las comunidades al software empresarial.
, ,

La innovación y el emprendimiento pueden transformar a Bogotá: #BOGsmartcity

La semana pasada fui invitado a un evento presencial y virtual: el foro ‘Emprendiendo el cambio desde la juventud’, que en Twitter adoptó el hashtag #BOGsmartcity.

La invitación no fue solamente a asistir, sino a ayudar a impulsar la conversación en Twitter, buscar que al menos 200 tuiteros se motivaran a participar y llegar a un alcance de 3 millones de cuentas (ojo: el alcance no es sinónimo de personas que efectivamente lean los tuits).

El reto me pareció atractivo, pero más que eso: útil. Estoy convencido de que en Bogotá y las demás ciudades los gobernantes deben dejar de mirar a los emprendedores como jóvenes necesitados de dinero y de afecto, y ya los pueden ver como verdaderos agentes de cambio que pueden ayudarles a solucionar problemas concretos. Y de una forma más rápida, creativa y económica que con los métodos tradicionales que ya han fracasado.

Al final, las métricas indican un alcance de 3,7 millones de cuentas y la participación de casi 300 tuiteros. Pero más allá del logro numérico, quedó la satisfacción de ayudar a que un tema tan importante pero que no está en la agenda de la mayoría de los políticos haya ganado un espacio en el debate por la alcaldía –y por el futuro– de Bogotá.

Les comparto el siguiente Storify, que cuenta un poco la historia y destaca los tuits más relevantes de la conversación. Si tienen aportes, pueden comentar aquí, o seguir la conversación en Twitter con el mismo hashtag.

,

Movilforum Firefox OS en Madrid – #FirefoxOSMF [En vivo]

Cubrimiento en vivo del Movilforum sobre Firefox OS, en Madrid, organizado por Fundación Mozilla y Telefónica.
Live Blog Movilforum Firefox OS en Madrid – #FirefoxOSMF
 
Live Blog Movilforum Firefox OS en Madrid – #FirefoxOSMF
 

Injurias, calumnias y amenazas por Internet: ¿Cuáles son los límites?

¿La libertad de expresión en Internet está en peligro?

Así lo creen algunos analistas luego de que un usuario de +El País Cali fuera condenado a 18 meses y 20 días de prisión por escribir un comentario injurioso en una noticia publicada en este medio.

Este hecho generó diversas reacciones, casi todas críticas con la decisión judicial, como estas: http://ow.ly/zsy68http://ow.ly/zsysu.

Pero este no es el único hecho que preocupa. Otros, recientes y no solo de Colombia, muestran que expresarse o compartir información en Internet, y no solo en Colombia, pueden ser algo riesgoso… pero a la vez muestran que –probablemente– los usuarios de Internet estén yendo muy lejos con su libertad de expresión:

• Una bloguera francesa deberá pagar una multa de 2.500 euros por publicar algo negativo en su blog de una pizzería, porque supuestamente su crítica perjudicó las finanzas del negocio.

• Un biólogo colombiano compartió por Internet contenidos de una tesis, y ahorra corre el riesgo de recibir 4 años de cárcel.

• Tuiteros (de Colombia y otros países) lanzan amenazas de muerte y de otro tipo a otros usuarios de Twitter –además de injurias y calumnias–, publican contenidos que atentan contra la dignidad humana, y no tienen por ahora ningún riesgo judicial.

• El Canon AEDE desde esta semana es una –triste– realidad en España.

En este hangout, impulsado por +BRIGANET, la abogada +Carolina Botero, el profesional en ciencias de la información +David Ramirez-Ordóñez, y los periodistas y analistas de medios +Ricardo Galán+Victor Solano y +Mauricio Jaramillo Marín analizamos estos hechos coyunturales, el papel de los diferentes actores y qué se debería hacer con respecto a la libertad de expresión y otras libertades.


Firefox OS: una mirada a su presente y sus promesas

Hace unos días me llegó un Alcatel One Touch Fire, el más reciente teléfono con el sistema operativo Firefox OS. Es el segundo Firefox OS que tengo en mis manos después de su antecesor, que se empezó a distribuir en Colombia y en unos pocos países más en agosto del año pasado.

En apariencia, ambos teléfonos son muy similares, aunque el nuevo es más liviano, más veloz y ofrece una experiencia táctil superior.

Sus características: Firefox OS 1.3, procesador de 1,3 GHz, cámara de 3,2 megapíxeles, batería de solo 1.400 miliamperios hora –menos que las baterías de los smartphones más poderosos, pero suficiente para dar todo un día de autonomía–. El teléfono es 3G.

Para quien ha tenido en sus manos un iPhone o un Android de gama alta, este económico Fire tal vez no tenga nada nuevo, pero sí para las personas a las que quiere llegar, que son las que no podrían darse el lujo de invertir mucho dinero en un teléfono.

En otras palabras, el Fire es una de las mejores alternativas para que muchas personas pasen del teléfono ultrabásico a un teléfono inteligente.

Sin embargo, no quiero hablar del teléfono, sino de Firefox OS, esta nueva plataforma móvil, creada en 2011 por la Fundación Mozilla en alianza con Telefónica.

La idea con Firefox OS era desarrollar un sistema móvil completamente abierto y que brindara flexibilidad y nuevas opciones a desarrolladores, fabricantes y, por supuesto, usuarios. La idea no era competir con el iPhone o con los dispositivos Android más avanzados (al menos por ahora), sino ofrecer una opción en los mercados emergentes.

Y ahí encuentro lo más valioso de Firefox OS.  Hace unos años Vint Cerf, el padre de Internet, dijo que los próximos 1.000 millones de usuarios de Internet llegarían por medio de los teléfonos móviles. Eso se empieza a cumplir, pero hoy solo 2.500 de los 7.200 millones de personas, 35%, tenemos acceso a Internet.

La explosión de teléfonos inteligentes solo suma, pero aún no multiplica la adopción de Internet, y esto puede ser en gran medida por los costos de los smartphones, por lo que Firefox OS podría llenar ese gran mercado que ni los Androids baratos ni mucho menos el iPhone han llenado.

Aunque en esta nueva generación de teléfonos con Firefox OS ya hay algunos de gama media, los precios son imbatibles frente a los demás smartphones. Este Touch Fire, por ejemplo, en Colombia vale desde $10.000 en prepago y $100.000 en pospago, con el operador exclusivo que es Movistar.

Pero Firefox OS tiene otras características muy interesantes:

HTML5:

  • Al ser un sistema operativo basado en un navegador web, Firefox, todas las aplicaciones están basadas en HTML5. Esto es muy importante: al soportar HTML5 y otros estándares abiertos, este sistema no ofrece las restricciones y las normas de iOS, Android o Windows Phone, que imponen sus condiciones tanto a los usuarios como a desarrolladores y fabricantes.
  • ¿Qué significa que las ‘apps’ se construyan con HTML5? Para los desarrolladores, que no tienen que crear aplicaciones para Firefox OS, sino para la Web, de manera más sencilla y ágil. Además, las aplicaciones web ya existentes, e incluso sitios web, funcionan desde el navegador Firefox o pueden ser fácilmente portados al sistema.
  • Para los usuarios, algo interesante es que pueden encontrar aplicaciones en el Marketplace de Firefox OS, pero con el navegador pueden descargar e instalar ‘apps’ desde cualquier sitio web.
  • Algo interesante es que esto no solo beneficia a los usuarios de los teléfonos con Firefox OS, sino también a los de Android, pues allí las ‘apps’ también se pueden instalar desde la tienda de ‘apps’ de Mozilla con el navegador Firefox. Son ‘pequeñas ventajas’ de una plataforma más abierta.

Aún se mantiene el debate de si son mejores las aplicaciones nativas de los sistemas operativos móviles o las ‘apps’ HTML5. Por mi parte, creo que cada opción es válida y que ambos modelos seguirán coexistiendo.

Interfaz:

  • Firefox OS resulta muy intuitivo y fácil de usar. Muchos de los elementos de su interfaz son o parecen ser inspirados en Android: pantalla de bloqueo, la pantalla de inicio y la barra de notificaciones, aunque tiene sus características propias: Eso sí, no soporta widgets, al estilo de Android.
  • Algo que en estos pocos días no logré comprender es uno de sus lemas, el de que permite teléfonos adaptables, que se adaptan a las situaciones. Tendré que probarlo más para ver si es capaz de anticiparse a las búsquedas o a las aplicaciones que uno va a necesitar en el momento, que es una tendencia que está creciendo en otras plataformas móviles, o si se trata simplemente parte de su estrategia de marketing.

Aplicaciones:

  • Aunque ya hay una aceptable base instalada de ‘apps’, incluidas las de redes sociales y algunas de las más populares para todas las plataformas, y funcionan muchas aplicaciones web, este es un punto en el que todavía se nota la juventud del sistema operativo. Mientras iOS y Android ya superan el millón de ‘apps’ cada una, calculo que para Firefox OS aún no alcanza las 400.000 que hay para Windows Phone. Y aún hay grandes ausentes en el Marketplace, como WhatsApp, aunque ya están disponibles opciones tan buenas o mejores como Telegram.
  • En fin, Firefox OS es una plataforma aún muy joven, que no compite en la gama alta pero que podría democratizar el acceso a Internet móvil, y que si mantiene su ritmo de evolución podría darnos algunas buenas noticias en el futuro, incluso no solo en teléfonos o tablets, sino en televisores y otros dispositivos (en la tendencia de Internet de las Cosas).

Después de esta rápida mirada a Firefox OS, si quieren probarlo sin comprar uno aún, pueden hacerlo en su computador, con el navegador Firefox y la extensión Firefox OS Simulator. Si lo hacen, ¿me comparten sus experiencias?

Cyberlunes: ni ‘strike’ 3 ni jonrón [Storify]

¿Cómo está Colombia en Gobierno Electrónico? Responde la viceministra de TI

María Isabel Mejía aceptó mi invitación, durante el evento Experience eGovernment 2013, para hablar de este tema, del programa Gobierno en Línea (que dirigiera, junto al programa Agenda de Conectividad, entre 2006 y 2010), de sus sueños de un Estado conectado y transparente y de los problemas para avanzar en este terreno.

Además, respondió preguntas de la audiencia del hangout, hizo algunos anuncios y una que otra confesión sobre el estado de Internet en las entidades públicas colombianas.

¿Adiós a los evangelistas de Apple? [Opinión]

Imagen

Hoy, una de las mayores rivalidades en foros y blogs se presentan entre los fanáticos o evangelistas de Apple y los del sistema móvil Android. En otros tiempos, el ‘enemigo’ era Windows, o su desarrollador, Microsoft. Imagen: Meme popular en la Web.
La compañía de la manzana vive su época de oro, pero podría estar perdiendo uno de sus activos intangibles más valiosos: los fieles defensores y promotores de la compañía de toda la vida, que han dejado enfriar su amor o que están siendo desplazados por los nuevos ‘fans’.

Tener fanáticos capaces de hacer largas filas y comprar boletas o productos de sus ídolos es un lujo que a duras penas se dan los equipos de futbol y otros deportes, los músicos exitosos y algunos artistas de Hollywood –y en Colombia, para bien o para mal, los ganadores y perdedores de los ‘reality shows’–. Y en el mundo empresarial, aunque hay compañías que generan simpatías o admiración, solo una cuenta con una fanaticada global, fiel, emotiva y creciente: Apple.

Imagen

Guy Kawasaki es el más visible de los evangelistas de Apple.

A pesar de la partida de Steve Jobs, su fundador y máximo líder hace ya un año, la firma sigue sorprendiendo a los analistas con sus productos, los niveles de ventas y el valor de sus acciones, al punto que ya ha alcanzado la valoración nominal en la bolsa más alta de la historia. Y pese a la ausencia de ese personaje carismático que al pasar al escenario a presentar una de sus ‘keynotes’ parecía más un líder religioso capaz de llevar al éxtasis a sus fieles, la religión se sigue expandiendo en todo el mundo y el número de fieles –compradores y ‘fans’– sigue creciendo como la espuma.

Todo suena muy bien para la compañía de la manzana. Pero así como ocurre con las religiones y sectas que pasan de tener unos cuantos miles de seguidores a ser fenómenos masivos, o con los fenómenos culturales ‘underground’ cuando ingresan al ‘mainstream’, Apple podría ver minados en su iglesia el nivel de compromiso, el conocimiento de sus ideas e historia, y la capacidad dialéctica a la hora de dar una batalla en defensa de la compañía y sus productos.


“Los fanáticos de Apple de toda la vida vibramos con la segunda venida de Steve Jobs en 1997, en los 90 poníamos mil argumentos –y nuestro pellejo– en foros, sitios web y en nuestras universidades y oficinas para defender a la empresa cuando los ‘expertos’ y muchos profetas vaticinaban la muerte de la compañía, y comprábamos un Mac a pesar de que era más caro que un PC y de que tendríamos que enfrentar las burlas de las mayorías y los comentarios ignorantes de quienes pensaban que solo había un mundo posible, el de Windows”, recuerda con nostalgia uno de los primeros evangelistas de Apple en Colombia (ese soy yo).

Este evangelista agrega que podría narrar su propia vida a partir de su relación con la manzana: el día que conoció el primer Mac, un Classic, en su universidad, a finales de los 80; el primer Mac que tuvo en casa, los años oscuros de Apple, la alegría por el regreso de Jobs, la emoción por el lanzamiento del primer iMac –para él, el equipo que impulsó la resurrección de Apple, 3 años antes del iPod–, el lanzamiento del iPhone, que puso a Apple en primer plano en la industria; las batallas por demostrar la superioridad del Mac OS y luego el Mac OS X ante el omnipresente Windows, la animadversión por los enemigos reales o imaginarios de Apple y de Steve Jobs –Bill Gates, Michael Dell y otros–, las lágrimas por la muerte de Jobs en 2011, y la transformación y el crecimiento de su ‘secta’ en estos años gloriosos del iPhone y el iPad.

Y justamente por esto último, los viejos evangelistas de Apple, esos que se enfrentaban solos contra un mundo que no los quería entender, ahora tienen sentimientos encontrados: disfrutan al saber que siempre tuvieron razón y estaban del lado ‘correcto’, celebran que más y más personas se les unan como usuarios de la manzana.

Pero a la vez algunos de ellos miran, con desdén, tristeza o resignación, cómo los nuevos fanáticos son ‘light’: compran un iPhone solo por moda o estatus, cambian un PC por su primer Mac pero aún no entienden las ventajas y las diferencias para hacer las cosas, creen que Excel nació en los PC y que ‘el sistema del Mac se parece a Windows” –y no al revés, como los fanáticos ‘duros de matar’ lo dirían–, y en los blogs y foros en línea no tienen, para defender a Apple y sus productos, sólidos argumentos técnicos, históricos, de satisfacción o usabilidad –las 4 grandes armas con las que se destrozaban las cifras de ventas que presentaban los interlocutores–, sino el triste comentario de ‘ustedes critican al iPhone porque no tienen la plata para comprarlo’.

Al evangelista de corazón nada de esto hará cambiar su amor y fidelidad a Apple, que es su religión y su estilo de vida, pero algunos pueden estar lanzando un lamento: “Tal vez sí deje de ser evangelista, de luchar para defender la causa: miles de nuevos ‘fans’ ahora lo hacen a su manera, y Apple está en la cima del mundo. Tal vez ya no me necesita”.